La Gigafactory de Tesla se pone en marcha

El visionario empresario Elon Musk y cofundador de Tesla ha vuelto a cumplir una de sus promesas al poner en funcionamiento la primera fase de su Gigafactory en el estado de Nevada (EEUU). Con una capacidad de producción cuando esté en pleno rendimiento de 1,5 millones de batería supondrá un impulso a nivel mundial de todo lo que está relacionado con el vehículo eléctrico y el uso y almacenamiento de energía renovables en viviendas.

Gigafactory-tesla

Tal y como ha anunciado la propia Tesla: “Nuestra misión es acelerar la transición del mundo hacia una energía sostenible a través del incremento de los vehículos eléctricos además de la generación y almacenamiento de la energía renovable”.

La Gigafactory de Tesla es en si misma un edificio impresionante que, cuando esté finalizada será el mayor edificio del mundo. Con una superficie de 6 millones de metros cuadrados, tiene un espacio en varias plantas de 15 millones de metros cuadrados. Además la propia fábrica está concebida como un ejemplo de ese reto hacia la energía sostenible que proclama la propia empresa. Cuenta con la mayor superficie de placas solares fotovoltaicas sobre tejado del mundo con una potencia de 70MW. De esta forma se trata de un modelo de fábrica que predica con el ejemplo pues la Gigafactory estará alimentada al 100% por energías renovables, solar, eólica y geotérmica. Uno de los objetivos de Tesla es que esta fábrica sea neutral en emisiones de CO2.

En estas instalaciones se ha empezado a producir las celdas cilíndricas de iones de litio 2170. Estas celdas, que serán las que se instalen el futuro Tesla 3, del que ya hay pedidas más de 400.000 unidades, son válidas no sólo para los coches eléctricos sino también para viviendas y otros usos. Así, las celdas 2170 se utilizan para el Powerwall 2 y para el Powerpack 2 de Tesla.

Actualmente ha entrado en funcionamiento un tercio de la mega fábrica, pero cuando esté a plena capacidad, dentro de 2 años, producirá más de 35Gwh de capacidad de almacenamiento al año, más que todas las demás fábricas del mundo juntas. Este impulso a la producción de celdas de almacenamiento eléctrico permitirá abaratar el precio de las baterías, lo que actualmente representa uno de los principales frenos al impulso final de los coches eléctricos.

La fábrica cuenta con la participación de la japonesa Panasonic con una amplia experiencia en la fabricación de baterías y sin duda va a marcar un antes y un después en todo lo que se refiere a la movilidad eléctrica y al impulso a las energías renovables en todo el planeta, pues uno de los mayores hándicaps de este tipo de energías es, precisamente, la impredicibilidad e intermitencia del sol y del viento, lo que se puede solventar, precisamente, con soluciones de almacenamiento a costes económicos.

La planta va a crear 6500 empleos directos y 25.000 indirectos con lo que se demuestra una vez más que apostar por las energías renovables es una apuesta segura de desarrollo del mercado laboral. Los puestos de trabajo que se han creado en dicha fábrica son de una alta cualificación ya que no sólo se trata de un centro de producción, sino que el futuro de las baterías en el mundo se investigará y desarrollará también aquí.

El impulso que esta instalación podrá dar no es fácilmente medible. Sin duda en 5 años muchas de las cosas que hoy vemos como evidentes en lo que a movilidad o viviendas sostenibles se refiere habrán cambiado. Otras empresas se apresurarán a seguir el camino emprendido por Tesla lo que sin duda ayudará a que esa revolución tecnológica y energética que estamos viviendo se produzca de forma aun más acelerada.

No sabemos cómo será el futuro, pero lo que sí es seguro es que se desarrollará en lugares como la Gigafactory  de Tesla.

Fuente: http://www.imf-formacion.com/blog/energias-renovables/noticias/energias-renovables/gigafactory-de-tesla-se-pone-marcha/

Anuncios

Chernobyl se convertirá en la mayor planta de energía solar del mundo

  • Del desastre medioambiental más trágico de la historia de la humanidad a un proyecto de esperanza y de concienciación para un futuro más verde

img_cvillalonga_20160731-112828_imagenes_lv_otras_fuentes_istock_89134687_large-046-kE6F-U403592672451URG-992x558@LaVanguardia-Web

Del desastre medioambiental más grande y trágico de la historia de la humanidad a un reducto de esperanza y de concienciación para un futuro más verde. Este es el mañana que le puede esperar a Chernobyl, ya que las autoridades ucranianas planean convertir la planta nuclear accidentada en 1986 en la mayor planta de energía solar del mundo.

Este innovador proyecto sería capaz de generar cerca de un tercio de la electricidad que la antigua central generaba hace 30 años antes de que el núcleo de su reactor 4 estallara, liberando 500 veces más material tóxico que la bomba de Hiroshima.

Tal y como ha presentado el gobierno ucraniano, el plan es convertir 6.000 hectáreas situadas en la zona de exclusión de 1.000 kilómetros cuadrados en una gran planta de producción de energía solar y renovable

Esta área, donde la naturaleza sigue su curso, aún es considerada como demasiado peligrosa para la vida humana, pero se puede usar para obtener energía solar y calorífica y la obtención de biogás.

“Ha habido un cambio de percepción sobre la zona de exclusión en Ucrania. Tras treinta años de la tragedia de Chernobyl, existen oportunidades para el desarrollo”, apunta la presentación creada por las autoridades del país, pese a no haber determinado aún dónde se localizarán los paneles solares.

Vista aérea de la ciudad de Prypat, que tuvo que ser evacuada tras el accidente de la central nuclear de chernobyl

Vista aérea de la ciudad de Prypat, que tuvo que ser evacuada tras el accidente de la central nuclear de chernobyl (Getty Images Europe)

La cifra es contundente: Ucrania apunta a que esta planta podría generar 1.000 MW de energía solar y 400MW de otros tipos de energía. Comparado con los 4.00 que podía producir la central nuclear, esta planta solar crea interesantes expectativas.

En realidad, para este proyecto todo son ventajas. Ante todo, cabe recordar que la generación de energía renovable en esta zona es barata y abundante, ya que la intensidad de la luz solar que recibe es similar a la del sur de Alemania, uno de los mayores productores de energía solar del mundo.

Además, tal y como destacan las autoridades ucranianas, la infraestructura de la red y las líneas eléctricas de alta tensión necesarias para suministrar electricidad a la red nacional quedaron intactas tras el accidente.

Ucrania apunta a que esta planta podría generar 1.000 MW de energía solar y 400MW de otros tipos de energía”

Ya hay respuestas de financiación

La presentación, enviada a varios bancos, ya ha generado respuestas. Una de las primeras entidades en reaccionar fue el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), que apuntó a que estaría dispuesto a financiar parte o la totalidad del proyecto.

Este banco “podría considerar participar en el proyecto siempre y cuando haya posibilidades de inversión y que todos los temas medioambientales y los riesgos se controlen de forma satisfactoria para la entidad”, apuntó un portavoz.

La vida crece y sigue su curso en la zona de exclusión cercana al reactor de Chernobyl
La vida crece y sigue su curso en la zona de exclusión cercana al reactor de Chernobyl (iStockphoto)

El BERD, hasta el momento, ya ha destinado 500 millones de dólares a la construcción de un sarcófago de acero inoxidable sobre el reactor destruido, ya que éste seguirá siendo peligroso miles de años. Esta estructura debería, según los planes, acabar de ser construida en 2017.

A parte de esta entidad, el ministro de Medio Ambiente de Ucrania apuntó estar negociando con dos empresas estadounidenses y cuatro canadienses, todas ellas interesadas en el proyecto. De esta forma, el negro y trágico pasado puede ser una guía, el recuerdo para un futuro mejor.

 

La importancia de promover la energía sostenible en los países

Recientemente se ha publicado por parte del Banco Mundial un informe titulado RISE(Regulatory Indicators for Sustainable Energy) – Indicadores Regulatorios para la Energía Sostenible.

promover-energia-sostenible-paises-1024x563

Promover la energía sostenible

En este informe se comparan políticas energéticas para promover energía sostenible e identificar oportunidades para atraer inversiones.

Las evaluaciones se realizan sobre la base del análisis de tres aspectos clave:

  • Acceso a la energía.
  • La eficiencia energética.
  • La energía renovable.

A través de 27 indicadores, 80 subindicadores y 158 cuestiones se cubren 111 países que representan el 96% de la población mundial.

De manera global, a partir del análisis de Leyes, Reglamentos, documentos de políticas, etc., cada país es puntuado.

Sistemas energéticos sostenibles en los países

Dicho informe facilita a los Gobiernos de los distintos Estados a conocer si cuentan con mecanismos reguladores que posibiliten sistemas para implantar la energía sostenible.

Asimismo, se posibilita comparar países entre sí y ver los grados de avance entre ellos.

El informe pone de manifiesto que los países en desarrollo se están convirtiendo en verdaderos líderes en energías renovables.

También señala algunos lugares en los que el camino por recorrer es enorme, como sucede, por ejemplo, en el África subsahariana en donde la electrificación rural es escasa y hay millones de personas que todavía no tienen acceso a la energía eléctrica.

Un aspecto importante que se destaca, y sobre todo en los países económicamente más avanzados, es que se han centrado más los gobernantes en las políticas que potencian las energías renovables que en favorecer el desarrollo de la eficiencia energética.

Resultados de los indicadores por país

Dinamarca es el país que ocupa la primera posición en el ranking, con 94 puntos seguido de Canadá y Estados Unidos, ambos con 91 puntos.

El grupo de países latinoamericanos se encuentra liderado por México, seguido de Chile y Brasil, aunque en estos casos no se encuentra evaluado el acceso a la energía.

España se encuentra en una decimoséptima posición con un total de 82 puntos, a la par que Australia, Austria, Finlandia, Japón y Suecia.

Por lo que se refiere al acceso a la energía, España tiene todos los puntos posible, mientras que los aspectos relacionados con las energías renovables suman 79 puntos y los relativos a la eficiencia energética 68 puntos.

Si se analizan los criterios de manera particular, países como India, Filipinas, Kenia, Uganda y Tanzania, son los países con una mayor puntuación por el acceso a la energía, de un total de 55 países (no se encuentran los más desarrollados).

En el polo opuesto se encuentran países como Somalia, República Centroafricana, Haití, Chad o Sierra Leona.

Por lo que se refiere a la eficiencia energética, encabezan la lista de países con mayor puntuación Estados Unidos, Dinamarca, Rumanía y Canadá, y en el lado contrario Somalia, Mozambique, Lao y Mali.

En cuanto a la puntuación del pilar de las energías renovables, Dinamarca, Holanda, Alemania, Suiza y Reino Unido son los países que destacan frente al resto, y nuevamente Somalia, Haití y Sierra Leona cierran la lista.

Fuente: http://www.imf-formacion.com/blog/energias-renovables/noticias/eficiencia-energetica/promover-energia-sostenible-paises/

José Javier Alonso, tutor Energías Renovables

 

José Javier Alonso, Tutor del Master en Eficiencia Energética y Sostenibilidad de IMF Business School.

La imprescindible inversión en eficiencia energética y energías renovables

Eficiencia energética: es posible reducir hasta un 70% las emisiones

eficiencia-energetica

La Agencia Internacional de Energías Renovables IRENA (International Renewable Energy Agency) es la que se encarga de promover un futuro sostenible desde la perspectiva energética. Recientemente ha publicado un informe titulado “Perspectives for the energy transition. Investment needs for a low-carbon energy system” el cual tiene una relevancia destacada por el papel que da a la eficiencia energética y a las energías renovables a nivel mundial para un futuro venidero.

En el mencionado documento se indica que es completamente posible reducir hasta un 70% las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente dióxido de carbono por las transformaciones energéticas pertinentes), de aquí al año 2050 siempre y cuando se incrementen las inversiones en eficiencia energética y energías renovables en los países que forman parte del grupo G-20. Esto se alinearía con el objetivo marcado en el mencionado “Acuerdo de París” en donde se ponía como límite un incremento de 2 ºC la temperatura media del planeta con respecto a los niveles preindustriales, y si se consiguiera incrementar los esfuerzos, limitarlo a 1,5 ºC.

Las energías renovables en 2050

En el año 2050 tanto la eficiencia energética como las energías renovables deberían provocar las más amplias reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero (90% del total). El porcentaje de energías renovables pasaría de un 15% del suministro de energía primaria en el año 2015 a un 65% en el año 2050. La intensidad energética se mejoraría año tras año hasta el 2050, permitiendo mantener estable la demanda de energía en dicho año a los niveles actuales. En dicho año marcado como objetivo, los suministros de energía fósil tendrían que quedar reducidos a un tercio de los valores actuales.

Con el paso del tiempo el coste de generación eléctrica con fuentes renovables irá reduciéndose paulatinamente, no obstante se requerirán fuertes inversiones para cumplir con el objetivo. El informe indica que si se realizara una inversión del 0,4% del PIB (Producto Interior Bruto) mundial en eficiencia energética y energías renovables de aquí a 2050, se alcanzarían los acuerdos alcanzados en París. Esto posibilitaría además que se movieran otros recursos disponibles pudiendo incluso mejorarse hasta en un 0,8% el PIB mundial (1,6 trillones de dólares), con la consiguiente creación de empleo.

El documento al que se hace alusión no sólo se refiere al sector eléctrico, sino también a edificios, industria y transporte, a través del uso energético de fuentes renovables con fines térmicos y de empleo en automoción, la mejora de la eficiencia energética, o el propio impulso del vehículo eléctrico.

Fuente: http://www.imf-formacion.com/blog/energias-renovables/actualidad/eficiencia-energetica-energias-renovables/

El crecimiento continuo de las energías renovables

Recientemente se ha publicado por parte de REN21 (Renewable Energy Policy Network for the 21st century, la edición de 2017 del informe global de la situación de las energías renovables en el mundo (Renewables 2017 Global Status Report).

crecimiento-energias-renovables

La REN21 une a Gobiernos, instituciones académicas, ONGs, y organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la Agencia Internacional de la Energía, Naciones Unidas, etc.

Informe de energías renovables en el mundo

En él se recoge que en el año 2016 se marcó un nuevo récord en cuanto a la instalación mundial de potencia eléctrica renovable con un total de 161 gigavatios.

Esto supone un incremento de aproximadamente un 9% con respecto a lo acontecido un año antes, lo que suma una potencia eléctrica total de 2.017 gigavatios a nivel mundial.

Si nos centramos en las distintas energías renovables, es la energía solar fotovoltaica la que destaca por encima del resto con aproximadamente un 47% de la potencia total instalada, seguida de la energía eólica con un 34% y la hidráulica con algo más del 15%.

El futuro de las energías renovables

El informe apunta una cuestión que es muy importante de cara al devenir próximo de las energías renovables a nivel mundial.

En determinados países como Dinamarca, México o Emiratos Árabes Unidos se fijó el precio de la electricidad con origen renovable en 0,05 $/kWh, lo que supone un valor inferior a los costes de generación que tienen buena parte de las instalaciones convencionales, y sin contar con apoyos gubernamentales.

Se ha puesto de manifiesto que los picos que se requieren de potencia eléctrica en algunos momentos se están cubriendo ya con tecnologías renovables, por lo que la capacidad que se tiene de cubrir las necesidades de un país con fuentes renovables es ya una realidad.

Este hecho se ha producido por ejemplo en Dinamarca, un país completamente desarrollado y con altas necesidades energéticas.

El informe recoge también que se han llevado a cabo proyectos de almacenamiento energético por un total de 800 megavatios de potencia instalada, lo que supone una capacidad mundial total de 6,4 gigavatios.

Igualmente señala que es preciso realizar esfuerzos en el aprovechamiento térmico de las fuentes renovables o en su utilización en el sector del transporte, ya que éstas todavía no se han desarrollado lo suficiente frente a los combustibles fósiles.

El cuidado del medioambiente

Hay que destacar la importancia que tiene el aprovechamiento de los recursos energéticos renovables desde el punto de vista medioambiental, si lo que se pretende es cumplir con los compromisos mundiales sobre cambio climático, concretamente con el Acuerdo de París, en donde se limita el incremento de la temperatura media anual por debajo de 2 ºC.

Año tras año se está instalando más potencia que utiliza fuentes renovables que la corresponde a tecnologías convencionales.

Esto lleva asociada la necesidad de realizar infraestructuras energéticas del tipo redes de transporte y distribución, sistemas de información y comunicación, almacenamiento de energía, etc., por lo que las inversiones que se realizarán en los años venideros serán muy elevadas, así como la necesidad de contar con profesionales competentes en la materia.

Fuente: http://www.imf-formacion.com/blog/energias-renovables/publicaciones/energias-renovables-publicaciones/crecimiento-energias-renovables/

 

Alemania, un referente de las energías renovables

A pesar de su parálisis en la reducción de emisiones contaminantes, Berlín mantiene su papel como líder de la transición verde entre los países industrializados

LUNES, 10 DE JULIO DEL 2017 – 19:32 CEST

El cambio climático es “un invento de China” para debilitar la producción económica de los Estados Unidos, una “conspiración” de los progresistas para imponer impuestos a los ciudadanos y una “farsa” destapada cada vez que nieva. Afirmaciones de tal calibre se habrían cobrado muy caras en un periodo electoral en Alemania, pero al otro lado del Atlántico no fueron suficiente para impedir que un negacionista como Donald Trump asumiese la presidencia. A principios de junio el magnate inmobiliario anunció – irónicamente desde el verde jardín de la Casa Blanca – que la potencia más contaminante de la historia abandonaba el Acuerdo de París, el mayor pacto firmado jamás para combatir el cambio climático.

PARQUE DE ENERGIA EOLICA EN ALEMANIA

El paso atrás de Trump fue otro durísimo revés para sus aliados europeos pero especialmente para Alemania, convertido en el principal emblema occidental de la transición hacia un modelo energético verde. Herida por la retirada de su aliado, Berlín se apresuró a asegurar junto a París y Roma que no se renegociaría el histórico acuerdo en aras de contentar a los EEUU. Así, una Merkel “decepcionada” con su aliado volvía a poner el pie frente a las aspiraciones de Trump de buscar pactos con nuevas condiciones en esa materia, asegurando que el acuerdo climáticoes “irreversible”.

UN TERCIO DE LA ENERGÍA ES LIMPIA

Tras el revés de Trump, muchos ojos se centraron en Berlín, no solo por su creciente liderazgo internacional sino por su indispensable papel como potencia europea en la llamada transición verde hacia un uso completo de energías renovables. En sintonía con los países nórdicos de tradición socialdemócrata, Alemania ha optado por incentivar la producción limpia. Así, ha conseguido que actualmente hasta el 32% de su electricidad tenga como origen la energía eólica o solar, unas cifras que doblan las de EEUU y que la sitúan como líder verde entre las grandes naciones industriales. Eso ha llevado a que en días concretos se batan récords y todo el país pueda abastecerse únicamente de fuentes limpias.

Alemania no se ha escondido y, frente a las peticiones científicas de rebajar las emisiones de carbono, se ha marcado objetivos muy estrictos que establecen un recorte del 40% para el 2020 en comparación con el nivel de 1990 y de hasta un 80% para el 2050.

Aún así, hay muchas sombras. La falta de reducción de esos gases desde el 2009 hace que ese objetivo pueda no alcanzarse. Alemania, el único país de la UE que está entre las diez potencias más contaminantes del planeta, sigue explotando fuentes altamente tóxicas como el carbón y presenta “una de las peores evoluciones en emisiones de la UE en los últimos cinco años”, según denuncia estudio Climate Change Performance Index.

“Las emisiones de carbono han crecido porque la cancillera Angela Merkel no ha tenido la voluntad de decir no a las empresas de combustibles fósiles, que siguen extrayendo y exportando el lignito, el más contaminante de los carbones”, lamenta la periodista y activista Naomi Klein, autora del libro ‘Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima’. Merkel ha sido incapaz de multar a las poderosas compañías automovilísticas, pilar de su economía exportadora, por el escándalo de sus manipulaciones medioambientales.

CONCIENCIA Y PODER CIUDADANO

Esa concienciación política es inherente a una fuerte presión ciudadana que, según Klein, se traduce en el movimiento ambientalista más fuerte del mundo. Así, un 93% de los alemanes es partidario de la adhesión al Acuerdo de París, un 82% asegura estar dispuesto a pagar más por productos ecológicos y un 73% a hacer lo mismo por una electricidad que tenga un origen sostenible. Consciente de ello, la revolución verde alemana ha empoderado a los ciudadanos, promoviendo la descentralización de la producción de energías limpias para que florezcan más de 900 cooperativas públicas locales – que representan la mitad de las renovables del país – que reinviertan el dinero obtenido en combatir problemas de a pie como la desigualdad.

La insistencia de los partidos de la oposición y la fuerza ciudadana llevaron a un curioso caso al conseguir que, tras el accidente del 2011 en la central nuclear de Fukushima, en Japón, Merkelrobase estratégicamente la principal reclamación de los verdes al anunciar el cierre de todas las plantas nucleares del país para el 2022. La fuerza de las calles – y el pragmatismo estratégico de la líder alemana – consiguieron que una política conservadora liderara el cambio verde comiéndose el territorio político de su oposición.

Alemania está asumiendo el liderazgo industrializado hacia un modelo más sostenible para el planeta pero aún queda mucho trabajo y muy poco tiempo. Por eso, la polémica retirada de Trump del Acuerdo de París ha dejado a la potencia económica europea con un regusto de frustración en los labios que el tabloide ‘Berliner Kurier’ recogió sin ambages: “La Tierra a Trump: Que te jodan”.

La energía renovable es rentable para inversionistas

La generación de energía renovable pasó de representar el 26.86% del total de la energía generada en el país en 2006, a 52.8% en 2016.

energiarenovable_principal

Según el Informe de Gestión Anual del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), presentado recientemente en la Asamblea Nacional, el 52.8% de la generación neta de energía provino de fuentes limpias, en 2016, y el 47.2% restante correspondió a derivados del petróleo.

Potencial 

Según la experta en temas energéticos, Patricia Rodríguez, Nicaragua tiene el mayor potencial de Centroamérica para generar energía limpia y destacó que esta tiene una inversión inicial alta, pero a largo plazo es más rentable.

Rodríguez, gerente técnico de la empresa consultora Multiconsult, explicó que las obras de infraestructura encarecen la inversión inicial, pero que los costos de operación y mantenimiento son “bastante bajos”, en comparación con las plantas generadoras de energía a base de derivados del petróleo.

Señaló que la inversión varía considerablemente en dependencia del tipo de fuente con que se produce. Por ejemplo, los costos para la instalación de una planta hidroeléctrica se asocian a obras civiles, como construcción de presas, tubería de conducción de las aguas y embalses, si se trata de un proyecto grande.

Para plantas eólicas, la adquisición y transporte de las torres representa un costo grande. En el caso de la geotérmica, las perforaciones en la fase de exploración son el costo inicial principal. La logística para la generación de energía a partir de biomasa es la mayor inversión.

Los bajos costos de operación y mantenimiento representan grandes ventajas para consumidores y productores. “Una planta renovable no varía sus precios año con año, como pasa con las provenientes de derivados el petróleo, que en cualquier momento sube el precio del crudo”, aseveró.

Además, la experta explicó que los inversionistas pueden recuperar la inversión en un periodo corto.

De acuerdo con Rodríguez, la vida útil estimada para uno de esos proyectos es de 30 años, pero muchas funcionan aún después de ese tiempo.

En Centroamérica

“Nosotros somos el país de Centroamérica que tiene mayor potencial, pero el que menos lo explota. En 2014  fuimos el país que más incrementó la generación renovable, pero siempre estamos en desventaja con el resto de países en el nivel de explotación de su potencial”, afirmó la gerente técnico de Multiconsult.

En 2015, la energía renovable representaba el 52.4% del total de energía eléctrica inyectada a las redes de alta y media tensión del servicio público de los miembros del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que incluye a Centroamérica, Belice, Panamá y República Dominicana.

Así lo refiere el informe “Estadísticas del subsector eléctrico de los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), 2015”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Costa Rica fue el mayor generador de energía limpia en la región en 2016. El 98.2% de su energía provino de fuentes renovables, aseguró el Instituto Costarricense de Energía (ICE), según el cual, la mayor parte de la energía limpia procedió de plantas hidroeléctricas (74.39%) y geotérmicas (12.43%).

En Guatemala, las energías limpias representaron el 64.2% de lo generado en 2016, de acuerdo con el Informe Estadístico 2016, de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica.

El salvador generó el 57% de su energía a partir de fuentes renovables, en el 2015, precisó un informe del Consejo Nacional de Energía, en conjunto con el organismo promotor de exportaciones e inversiones de El Salvador.

Por último, Honduras generó el año pasado un poco más de la mitad de su energía (50.1%) a partir de fuentes renovables, según el Boletín Estadístico, de enero 2017, de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica.